Cuando vas a trabajar con un influencer en tu campaña publicitaria hay todo un nuevo lenguaje con el que debes familiarizarte. Para que no tengas pérdida, a continuación te explicaremos todos los términos que debes conocer tanto en la pre-campaña haciendo la búsqueda de tu influencer como en el análisis post-campaña.
Hay que tener en cuenta que cada red social tiene su propia forma de mostrar los datos, tomaremos como base Instagram y Youtube.

Pre-campaña: Búsqueda del influencer con el que trabajar

Los influencer se caracterizan por tener la confianza de un público: lo que él o ella diga merece la credibilidad de sus seguidores. Además, transmiten el mensaje de forma natural, eso crea una sensación de cercanía con la audiencia que los siente como unos amigos o incluso hermanos mayores de los que tomar referencia.

Cuando estés en la búsqueda del influencer con el que trabajar, fíjate en las cifras para cumplir el objetivo de tu campaña, pero sobre todo y casi más importante, fíjate en la imagen que proyecta y de qué temas ha hablado previamente. Si el influencer que escoges tiene unos valores parecidos a los de tu marca, la campaña será mucho más efectiva ya que cumplirá esos puntos de naturalidad y credibilidad.

Obviamente los datos también son necesarios y combinados con lo anterior, nos ayudarán a acertar completamente en nuestra decisión.

La audiencia: edad, ubicación y género

Si nuestro producto o servicio apunta a un público concreto (por ejemplo: adolescentes de entre 13 y 17 años residentes en España) tenemos que asegurarnos de que el influencer apunta a esa audiencia. Para ello pediremos conocer los siguientes porcentajes:

  • Edad
  • Ubicación
  • Género

El alcance y las impresiones

Estos términos nos permitirán hacer un pronóstico sobre la repercusión de nuestra campaña. Es muy importante no confundirlos entre ellos:

  • Impresiones: Veces que se ha mostrado la publicación y ha generado un impacto visual (puede tener varios impactos en el mismo usuario)
  • Alcance: Usuarios únicos a los que se ha mostrado la publicación

En Instagram, para hacernos una idea de las cifras que podemos alcanzar, pediremos ver las impresiones y alcance de las últimas publicaciones, preferiblemente de los últimos 30 días.
En Youtube no existen estos datos, pero el indicador equivalente sería el número de visualizaciones de los vídeos. Nos fijaremos en los últimos vídeos subidos.

El engagement

El engagement indica el compromiso que la audiencia tiene con el influencer. Para medirlo debemos tomar los datos del último mes y hacer este cálculo:

Un buen engagement se situará por encima del 5%.

Además, en Youtube también existe el dato de Retención de la audiencia. Este porcentaje nos deja saber cuál es el promedio de tiempo que la audiencia pasa viendo un vídeo de este influencer. Y además nos indica en qué momento es mejor situación la integración de nuestro producto o servicio, que será cuando más audiencia hay.

Todos estos datos nos ayudarán a encontrar el influencer más adecuado con el que trabajar, pero ¿y después?

Post-campaña: los resultados

Una vez finalizada nuestra campaña, tendremos que saber qué resultados cuantitativos ha tenido, para ello volveremos a solicitar los datos que os indicamos más adelante. Pero también es importante mirar los resultados cualitativos, es decir, la aceptación del público y su interés, para ello leeremos los comentarios vertidos en las publicaciones y evaluaremos la calidad del contenido. Puede suceder que la calidad de la producción sea tan óptima que queramos hacernos con los derechos de ella para reutilizarla en otras acciones, esto se puede dar si el influencer con el que vamos a trabajar tiene una gran implicación.

Alcance e impresiones

Para medir la repercusión final de la campaña, solicitaremos los datos de alcance e impresiones de la o las publicaciones que se hayan realizado. Para tener una perspectiva más detallada, pediremos los datos a las 48 horas de la publicación y a los 14 días.

Nuevamente, en Youtube deberemos observar las visualizaciones del vídeo que integra nuestra campaña.

Clics en nuestro enlace

Lo más probable es que con la acción queramos redirigir al público a uno de nuestros sitios web. Podemos medir fácilmente el tráfico generado por las publicaciones trackeando previamente el link con una herramienta como Bitly, el enlace generado será el que el influencer utilice. Esto nos permitirá acceder a las estadísticas y mirar cuántas personas han hecho clic en nuestro enlace y otras estadísticas como el sitio web de procedencia y la ubicación.

Si los datos cumplen las expectativas y los valores que transmite se asemejan a los nuestros, habremos dado con el influencer perfecto para trabajar con nuestra marca.